Monty y Auchinleck

El día de ayer llegue a uno de los hoteles en Acapulco que más frecuento para pasar el puente del 16 de Septiembre, como le hago casi todos los años, menos cuando no me encuentro en México que puede suceder en cualquier momento. Esto es un gran respiro para mí y para mi familia.

El día de hoy, al estar en la piscina tomando una margarita,  vi un barco entrar al mar de Acapulco con características de buque de carga y todas la huellas que deja el océano en las embarcaciones de largo viajo. El nombre del buque era “Alamein”  un nombre que dice mucho por sí mismo. Al averiguar con mis contactos en la bahía, me entere que en efecto ese buque venía desde algún lugar en el norte de África ergo el nombre.

El nombre Alemein fue inmortalizado por la épica batalla que se libró en el norte de África  (Octubre 23-1942) entre las fuerzas del eje –alemanas e italianas-  y las fuerzas británicas, donde los ingleses aplastaron a sus contrincantes  por primera vez desde el comienzo de la guerra en 1939  ya que los británicos no habían conocido nada más que derrota tras derrota hasta entonces. Winston Churchill dijo “Antes del Alemein no conocimos nada más que derrota, tras ella, nada más que victoria.”.

La batalla del Alemein fue dirigida por el inmortal general Bernard Montgomery, donde quirúrgicamente desmantelo a Rommel –general alemán – algo que nadie había podido lograr hasta el momento, habiendo sido el quien derroto a los aliados en la batalla de Francia de 1940.

Durante todo el año de 1942 e inclusive desde el 1941 cuando los alemanes aterrizaron en Tunes -para reforzar a sus aliados italianos quienes habían sido derrotados decisivamente por los ingleses en Trípoli – el avance de Rommel  había sido  prácticamente imparable, debido a su tremenda habilidad para maniobrar a sus tanques en el terreno abierto y de atacar siempre donde menos se esperaba, consiguiendo victoria tras victoria.

En esos días obscuros para el imperio británico, el general al mando de todo el cuerpo de África del  norte  y medio oriente era Claude Auchinleck quien había podido de vez en vez pegarle a Rommel dolorosamente pero nunca decisivamente. Por esta razón Winston Churchill tuvo que volar al frente de África para ver qué era lo que sucedía y cambiar la situación. El general Claude le dijo a Winston que estaba completamente seguro que se voltearían los papeles a su debido tiempo. Sin embargo, el imperio británico necesitaba una victoria pronto porque las cosas estaban difíciles. Por esta razón Churchill remplazo a Claude Auchinleck con Bernard Montgomery.

Hay muchos que dicen que la fórmula de derrotar a Rommel era de Auchinleck y que Monty –Montgomery- simplemente la tomo. Sin embargo esto es falso, ya que los planes de Claude eran ofensivos y había órdenes de retirada hasta el Canal de Suez. Mientras que los planes de Montgomery eran defensivos y sin posibilidad de retirada.