Así se Voltearon los Papeles

Hace una semana estuvimos en un unos de los hoteles en Los Cabos donde  se dio la casualidad de  que se cruzara el 4 de Julio , el día que se celebra de la independencia de los Estados Unidos de Norteamérica , un día que en aquel país el cielo nocturno se llena de fuego debido a los miles de fuegos artificiales que pretenden resemblar a los cañonazos que retumbaron en las batallas victoriosas de su guerra de independencia .

Contrariamente a lo que comúnmente se piensa , la guerra de independencia no fue una guerra largas series de victorias americanas en contra de sus oponentes británicos , sino que es un perfecto ejemplo de hacer uso perfecto de las oportunidades que se presenten y explotar al máximo los errores del enemigo para conseguir lo optimo que es la victoria absoluta.

Al principio del conflicto , debido a las proporciones armadas de ambos bandos y por su nivel de entrenamiento , la causa norteamericana se veía perdida antes de iniciar , una causa que muchos escépticos europeos  calificaban como una burla al honor propio así como un insulto  hacia el modo de llevar acabo una guerra en los estándares del siglo 18 , donde lo mas importante era el manejo de tropas honorablemente bajo el mando de caballeros aristócratas quienes seguían un estricto código de reglas que no podían romperse y donde los crímenes de guerra estaban fuera de la mesa.

Una de estas reglas inquebrantables entre ejércitos civilizados era el jamás disparar  deliberadamente a ningún miembro de la cadena de oficiales del  enemigo , es decir , nunca disparar a nadie que entre los rangos de Teniente(el grado menor de los oficiales)  y Mayor General ( el máximo rango en las fuerzas armadas) ya que estos oficiales siempre eran de sangre aristócrata y nunca plebeyos , ya que según los cánones de los tiempos , un plebeyo o burgués jamás podría jalar el gatillo de sus mosquetes en contra de un aristócrata aunque este fuera el enemigo.

Hay una anécdota que un francotirador británico tenia en la mira al general Washington mientras se retiraba de la ciudad perdida de Nueva York , y pidió permiso a su sargento para jalar el gatillo y acabar con la cabeza del movimiento de independencia. Sin embargo , el sargento se molesto y le retiro el mosquete de las manos diciendo “ Así no se hacen las cosas ……….Esta guerra la ganamos o perdemos como caballeros”.

Aunque Washington no era un aristócrata sino simplemente un rico terrateniente de Virginia , era a final de cuentas el comandante en jefe del ejercito Continental por lo que un soldado de línea no tenia el derecho de faltarle al respeto de esa manera a un general.

Debido a sus deficiencias en el arte de la guerra , los rebeldes norteamericanos se vieron forzados a utilizar guerra de guerrillas y a matar a la mayor cantidad de oficiales británicos posibles con francotiradores ya que los británicos , como cualquier poder de Europa del momento , no podían hacer nada sin sus oficiales.

Así se voltearon los papeles.